Hay asados y asados...

Hay asados y asados...

 (1)    0

El que hace papá, el que hace el suegro, el de la oficina, el asado de obra, el de los mejores amigos o el de la amiga parrillera. Cualquiera sea el parrillero/a de turno, el asado es un momento para compartir, que genera sensaciones más allá del simple hecho de cocinar. Un ritual que nace con el fuego y unos pocos hierros como elementos centrales.

Si bien los Argentinos o tal vez los Uruguayos se quieren llevar el título de los que inventaron el asado, existen algunos textos y páginas como Wikipedia, que cuentan la leyenda de que allá por el siglo 17, la primera parrilla fue desarrollada por un herrero francés llamado Philippe Ledoux. En un trabajo que le encomendaron, al colocar la reja del castillo Barón de Misere, erró en el cálculo y quedó hierro sobrante. Hierro que el Barón se negó a pagar. Cómo venganza, el herrero utilizó los hierros como soporte para asar unos pedazos de carne frente al castillo, desprendiendo un olor que llamó la atención de todos e hizo que el Barón enloqueciera y pida disculpas, ofreciendo pagar lo que debía y quedándose con la que fue considerada la primera parrilla.

No se si la leyenda es verdad, pero doy gracias al que dió inicio a este ritual que cada uno puede reclamarlo como propio.

Lo que sí puedo afirmar, es que el asado no es solo juntarse a comer, es un folklore alrededor del fuego que encuentra una dinámica de placer social. Y una referencia que celebra este folklore y creo que de manera muy acertada, es el documental “Barbecue”. Demostrando que el asado es mucho más que cocinar carne y que trasciende fronteras.

"Utilizar el fuego para cocinar es algo que solo los humanos hacen. Eso bien podría haber sido el comienzo de la raza humana"

En Paraguay, el asado está muy arraigado en nuestras costumbres, con una calidad en carnes que nada debemos envidiar a nuestros vecinos y con toques bien nuestros como la mandioca, la sopa paraguaya o la chipa guasú. Es la principal propuesta gastronómica para juntarse ver un partido de fútbol, una reunión de fin de año entre amigos/as, un domingo familiar o hasta para simplemente disfrutar de un antojo de carne.

Sin embargo, en un país donde cada día es más difícil trasladarnos de un lugar a otro, donde tenemos menos tiempo para disfrutar de encuentros y donde casi que se vuelve un sacrificio ser el elegido para realizar las compras del asado, se vuelve cada día más difícil sostener este ritual en los mundos que nos toca participar.

Por todo esto, necesitábamos generar una experiencia que nos sirva como “la excusa perfecta” para sostener el rito. Que en la comodidad de nuestra rutina, nos encuentre y conecte con esta pasión. Es así, que con Andrés Silva y 10 primeros aventureros que confiaron en nosotros, fundamos el primer club de asado del Paraguay.

Con el propósito de ser los mejores aliados para aquellos anfitriones que desean sorprender a sus invitados, El Club es un viaje que conecta el culto del asado con su pasado y futuro, buscando preservar y evolucionar el ritual del fuego, de cocinar y compartir.

Hoy, con poco más de un año y habiendo compartido con socios y socias que se identifican con la misma pasión, seguimos este viaje que nos permitió encontrar miles de historias detrás de productos, recetas y técnicas olvidadas, otras nuevas que llegaron para quedarse, pero por sobretodo, el sueño de seguir descubriendo este rito que tanto nos apasiona, que nos une e invita a compartir.

Gracias a los que forman parte de este mundo y nos desafían a seguir soñando. ¡Esto recién comienza!

Nico.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sumate al club ingresando a la sección https://elmundodelasado.com/content/6-el-club

o escribinos al whatsapp +595 981 933 157

 (1)    0

Su comentario ha sido enviado con éxito. Gracias por comentario!
Deja un comentario
Captcha